Un año más se produjo el milagro de Villalonga, donde durante la Semana Santa, varias familias nos juntamos para celebrar los días más importantes para los cristianos. Digo se produjo el milagro porque como con la multiplicación de los panes y los peces, cada uno aporta lo que puede, y Dios lo multiplica con creces.

Otra cosa que hace especial Villalonga, es que en esta Pascua tiene cabida tanto padres como niños e incluso, en estos últimos años, se ha buscado también una acogida y preparación de actividades para los que ya se han hecho más mayores.

Destacando algunos momentos clave: el Vía crucis por la subida al Calvario de Villalonga, la celebración de los oficios del viernes Santo con la lectura de la pasión interpretada por los niños. Finalmente, la esperada vigilia de Pascua, con el pregón Pascual cantado por cinco voces de niños que parecían realmente ángeles y presidida por el marianista José Joaquín Cerezo, con su jovial y más que paciente espíritu.

Para acabar, el deseo de que este regalo que Dios nos ha dado, lo cuidemos y así cada vez, más personas se sigan enriqueciendo y contagiando.

 

 

Tags: , , ,