Este curso, desde la comisión de preparación, nos hemos propuesto en cada uno de los encuentros de Gran Fraternidad aprender a percibir el Reino de Dios a nuestro alrededor. En el evangelio de San Lucas, Jesús dice: «La venida del Reino de Dios no es algo que todo el mundo pueda ver. No se va a decir: “Aquí está” o “Allí está”; porque el reino de Dios ya está entre vosotros». Esa es la ruta que nos hemos trazado: encontrarnos con personas con nuevos puntos de vista, para descubrir con ellas y en comunidad las diferentes caras que muestra el Reino.

Queremos hacer reuniones más abiertas, con gente de dentro y fuera de frater, más interesantes y más participativas. Por supuesto, nuestro objetivo no es quedarnos con lo que tratemos para guardarlo en casa o en el txoko. Buscamos interiorizar lo que descubramos y que de allí surja un compromiso de seguir construyendo Reino, de hacerlo cada día un poco mejor, de hacerlo llegar a más gente, de ser luz donde se necesite,…

El sábado 12 de noviembre hicimos la primera parada de esta expedición: nos quisimos fijar en la familia. Concretamente quisimos profundizar en ello a través de la exhortación apostólica Amoris Laetitia. Previamente mandamos a todos los fraternos algunos extractos del documento para que fuéramos a la reunión ya metidos en harina. Le pedimos a Lourdes Ochoa, delegada diocesana de Pastoral Familiar que nos la presentase. Lourdes nos contó que desde el comienzo del Sínodo de la Familia en 2014, la delegación había intentado aportar su granito de arena con las encuestas que se remitieron. Con la publicación de la exhortación del Papa Francisco a principio de este año incluso pudieron ver reflejadas algunas de las inquietudes que surgieron desde Vitoria.

Nos habló de que este año la diócesis de Vitoria ha elegido como tema prioritario “La familia, sujeto-agente de evangelización”. Se ha visto necesario ayudar a las familias cristianas a concienciarse y a crecer como un espacio concreto donde el Evangelio es compartido y desde donde éste se irradia. Le pedimos a Lourdes que profundizase en tres apartados de la Amoris que vemos actualmente más cercanos: el amor cotidiano, la familia extensa y la transmisión de la fe.

Después de su presentación y un agradable coloquio con ella, trabajamos en pequeños grupos para ver los obstáculos/retos que nos encontramos en el mundo actual, cómo propiciamos la transmisión de la fe y las características que deben ser signo sincero de una familia cristiana.

Ojalá el camino que recorramos este curso tenga sus frutos.

vitoria-1 vitoria-2

 

 

Tags: , , , , ,