Entre el 28 de Abril y el 2 de Mayo hemos celebrado en Varsovia el Encuentro Europeo de Comunidades Laicas Marianistas. En él hemos estado representados las CLM de toda Europa, en particular Francia, Italia, Polonia, Austria, FFMM Provincia de Madrid, CEMI y FFMM Provincia de Zaragoza.

Hemos sido magníficamente acogidos por las Fraternidades Marianistas de Polonia, de las cuales hemos podido constatar su fortaleza en la fe, así como por los dos religiosos españoles que conforman la Comunidad que hay allí: Emilio Cárdenas y José Ignacio Iglesia.

El Encuentro ha tenido como lema «Sur les chemins où avancent nos frères», es decir, «Por los caminos que recorren nuestros hermanos». En concreto, se hace referencia a la realidad que Europa vive y que cada día se va a incrementar, de tener que acoger a tantos hermanos migrantes y refugiados que han de salir de la tierra en la que estaban arraigados y enfrentarse con un mundo nuevo y, casi siempre, hostil. Hemos tenido sesiones de reflexión a raíz del material y los datos que allí se nos han presentado.

Por supuesto, una parte fundamental del Encuentro ha consistido en poder ofrecernos unos a otros nuestras experiencias. Quizá aquí nos hubiera gustado haber podido dedicar un tiempo adecuado a exponer cómo cada país (o Provincia en nuestro caso) lleva a cabo su realización como Comunidad Laica Marianista. En cualquier caso, tanto algunas experiencias de misión de como el proyecto «Párate y Vive» despertaron el interés de nuestros hermanos, habiendo recibido peticiones de envío de material y documentación al respecto por parte de todos los países. Sin embargo, echamos de menos conocer cuáles son los proyectos pastorales o de otro tipo, así como las experiencias de misión que tienen otros países.

Finalmente, el Encuentro se cerró con unas palabras de nuestro Responsable Mundial, Félix Arqueros, en las que nos animó a que los fraternos estemos por los caminos por donde andan nuestros hermanos, que marchemos con ellos con alegría, tendiendo puentes, identificando las necesidades. Nos pidió que actuemos como palancas de cambio en la sociedad, sin despreciar el valor de las pequeñas acciones, que pueden llegar a salvar a alguien en un momento dado.

El balance general es que ha sido una experiencia maravillosa, que nos ha unido aún más a nuestros hermanos de familia.

Como final, sólo podemos decir, ¡GRACIAS, FRATERNIDADES POLACAS Y RELIGIOSOS EN POLONIA!, ¡GRACIAS EQUIPO EUROPEO! por esta experiencia de sentirnos más comunidad.

 

Tags: , , , ,