La luz de un nuevo día, la mirada luminosa de una persona que nos quiere, la sonrisa llena de ternura de un niño pequeño, una mano tendida sin esperar nada a cambio, un tiempo compartido con gratuidad,… de tantas maneras el Señor Resucitado nos desea como a sus discípulos: “La paz esté con vosotros”, y nos los repite no una vez sino varias veces durante el día, pero estamos tan ocupados y hemos perdido a tal punto la capacidad de asombro, que seguimos buscando esa paz que creemos “nunca llega”.

Con esta cita, la fraternidad Maria Mare, iniciamos el pasado sábado 17 de mayo una oración que nos conduciría al taller llamado “Las cartas sobre la mesa”, que formó parta del encuentro de sal en familia del año pasado, pero que muchos desconocíamos.

El taller por una parte, buscaba llamar la atención de los rasgos de un estilo de vida que se centra en el individualismo, el egoísmo, el consumismo,… y que lleva a desigualdades, exclusión, y en definitiva, a la deshumanización. Por otra parte se pretendía alentar un cambio de estilo de vida el que cada uno se sienta responsable del mundo en el que vive, y con sus gestos, establezca relaciones más humanizantes con un espíritu de comunión y participación que nos permita crear acogida, solidaridad,…, en una palabra: fraternidad, con el entorno social en el que vivimos.

Por último, la parte artística del taller consistió en poner en una gorra, con palabras o dibujos, aquellos dones que estábamos en disposición de ofrecer a los demás para intentar hacer más semejante nuestro entorno al reino de Dios.

¿Qué hago yo con todo lo que me entrega Dios?, ¿cómo lo trabajo en mi vida actual?, ¿lo oculto?, ¿lo pongo a disposición de los otros?,….. Éstas son las preguntas que saltan al aire tras el taller y que nos servirán de punto de partida para revisar nuestro plan de vida en el próximo encuentro.

 

IMG-20140517-WA0005