Este curso los responsables de la Asamblea de Zona de Zaragoza se han planteado, entre otros, como objetivo que las reuniones de la Gran Fraternidad sean más participativas, más atrayentes, se revitalicen y que se vaya intentando desde las fraternidades animar a que participen más fraternos, por ello en la Reunión Asamblea de octubre nos sorprendieron a todos con el lema “De dos en dos”, basado en el Evangelio de los discípulos de Emaus, el misterioso lema significa hacer parejas de fraternidades , con el fin de que éstas no fuera un compartimentos estanco y así las fraternidades aprendían unas de otras. Nos propusieron un Plan de las Parejas de fraternidades , según el que los grupos nos teníamos que reunir varias veces durante el años para orar, formarnos e incluso poder hacer una Misión conjunta concreta (P.e.Acción Marianista, parroquia Santa Cruz…) y preparar una reunión de la Gran Fraternidad.

Nos propusieron Cuatro reuniones de la Gran Fraternidad estarían basadas en el evangelio de Emaús con la siguiente temática : Llamada y Respuesta a esa llamada, Seguimiento, Comunidad y Misión. Pues bien , el pasado domingo tuvimos ya la segunda reunión con el lema del “Seguimiento” y nos tocó prepararla a nuestra pareja de , el peso de toda la preparación la llevó Juan Eduardo (Virgen del Camino) y Patricia (Sagrada Familia), la celebración fue muy profunda, empezamos en el patio del colegio de Marianistas del Canal, Juan Eduardo nos entregó unas imágenes de huellas negativas que vamos dejando en nuestra vida y como auténticos discípulos de Emaus las fuimos comentando en el paseo hasta la Iglesia con el fraterno que teníamos a nuestro lado, entramos en la capilla y espontáneamente fuimos contando lo que habíamos dicho por el camino, luego ya en la celebración eucarística ofrecimos las huellas que quisiéramos dejar en nuestra vida y tal como nos recalcó Enrique en la homilía no debemos olvidar que a través de estas huellas que vamos dejando podremos ser verdaderos misioneros del mensaje de Jesús.

Por último, decir que la Gran Fraternidad, fue muy participativas ¡la capilla estaba a tope! Gracias a todos por acudir a esta llamada y enhorabuena a los responsables de dinamizar todos estos encuentros y por la ilusión que ponéis en ello.

Carmen Beguer