Para despedir el año fraterno en Vitoria, en este caluroso mes de Junio nos hemos juntado alrededor de una mesa –una vez más-. Esta vez, la excusa ha sido el “Concurso Pintxo fraterno”.

Como en años anteriores, cada fraterno o familia fraternal ha preparado algo especial para compartir entre todos. No faltaron las risas y las presiones al jurado para que catara una y otra vez cada pintxo. Hubo reconocimiento a todos los pintxos, por la presentación, sabor, originalidad (hasta en el nombre),…

Fue una agradable jornada en familia que se alargó hasta bien entrada la noche.

Este verano no nos vamos a ver en ningún encuentro fraterno, así que os deseamos que tengáis tiempo para descansar, cargar pilas y…disfrutar de las personas que están junto a nosotros, que quizás durante el curso nos falta algo de tiempo de calidad para compartir.