Miércoles de ceniza: convocados por el Departamento de Pastoral, todos los miembros de la Familia Marianista nos reunimos para iniciar juntos la cuaresma. Religiosos y religiosas, fraternos, alumnos y padres del colegio nos reunimos para compartir la celebración organizada por las Fraternidades.

Una primera invitación: unirnos a la convocatoria del Papa Francisco de vivir 2016 como el Año de la Misericordia: convertir el corazón y hacer crecer en él la compasión, la empatía, haciéndonos sensibles a la situación del prójimo.

Misericordia que se concreta en pequeños gestos, de nuestra vida cotidiana; misericordia que nos convierte en el medio como nuestro Dios, paciente y misericordioso, lento a la ira, rico en piedad, sigue haciéndose presente en nuestro mundo.

Misericordia que surge del amor recibido, de un corazón agradecido, que se sabe acogido y perdonado.

A partir de esa meditación, compartimos un rato de oración –Palabra, silencio, música, cantos de Taizé, plegarias que surgieron del corazón-, y ungidos con la ceniza, nos unimos al Magníficat de María, modelo de sensibilidad por el prójimo y compromiso, con el deseo de convertir sus palabras en lema de vida y conversión personal para esta Cuaresma.

miercoles