“Durante la segunda quincena del mes de Julio, tres fraternos de San Sebastian, Vicente s.m, Lidia e Iñaki, compartieron una experiencia de mision con los alumnos de segundo de bachillerato de los grupos de fe JAI (Guinomai) del colegio SUMMA ALDAPETA. Durante dos semanas tuvieron la oportunidad de conocer y compartir con la familia formada por los Hermanos de la Cruz Blanca (Huesca).

Os ofrecemos el testimonio de uno de los monitores a su vuelta.

Decimoquinto día, gracias. No sé por dónde empezar, pero sí cómo acabar. Pero bueno allá voy y que sea lo que Dios quiera. Gracias Elena, María, Germán, Elena, Judit, Carmen, Maitane, Maialen, Alejandra, Pedro, Jon, Juan, Aitana, Leticia y Gabriela, gracias, muchas gracias por haberos arriesgado a vivir esta experiencia que a todos nos ha enseñado a amar. El amor, el amar y el ser amado son fundamentales para poder vivir en la plena felicidad. Creo que todos hemos llegado a ser conscientes en los últimos quince días que hay personas que en su soledad, y tristemente, lo han tenido muy complicado para llegarlo a alcanzar, sentir, palpar.  Y es ahí donde habéis entrado en juego vosotros. Gracias, muchas gracias por haber dibujado tantas y tantas sonrisas en esos rostros apagados y tristes. La tarea no era fácil y para haber sido la primera vez, lo habéis hecho, y de verdad, muy pero que muy bien. Ojalá hayan muchas más. De eso se trata. El Mundo necesita un gran beso, pero lo que lo hace grande es ese beso que cada uno le damos cada día cuando nos levantamos.  Nunca el tiempo es perdido, y el vuestro ha tenido sus frutos. En los demás y en el vuestro propio. Gracias Iñaki y Lidia por estar ahí y haber acompañado tan bien en esta necesaria tarea que nuestros jóvenes necesitan cubrir. Jai es la propuesta que hacemos los Marianistas para llegar a vivir la fe desde la sentida experiencia. Summa Aldapeta tiene un tesoro. Es Jai y sois vosotros. Gracias, muchas gracias por haberme hecho tan feliz.”

 

Tags: , , ,