El viernes 30 de marzo, las Fraternidades Marianistas participamos en la Cadena de Oración de Sicar: Una iniciativa de la Delegación de Pastoral con Jóvenes de la Diócesis de Vitoria, en la que diversos colectivos se hacían cargo, cada uno de ellos, de una hora de oración a la luz de las bienaventuranzas. Unos a otros nos pasamos el testigo, para mantener así encendida “la llama” a lo largo de toda esa tarde. Dentro del horario previsto y con la bienaventuranza, en nuestro caso, de “Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios”, cogimos el relevo y compartimos una hora de oración, teniendo muy presente el testimonio de los más pequeños. Porque para Dios, ellos son los que de forma especial nos enseñan cómo ser dichosos en la vida con un corazón limpio.

Y así fue…Reflexionamos sobre las actitudes que nos hacen tener un corazón limpio y grande según la Palabra de Dios y según dos cuentos que las niñas nos contaron. Para terminar hicimos un gesto y después de cantar una canción compartimos lo que significa para nosotros poder “ver a Dios”. Gracias a la fraternidad Itxaropena por prepararlo y guiarlo con tanto cariño.

 

Tags: ,