El día 1 de mayo, Día del Trabajo, a pesar de ser una festividad civil es también una festividad religiosa, con patrón incluido, San José Obrero. En la Familia Marianista de Valencia esta festividad se vive de forma intensa al ser patrón de la parroquia que los religiosos marianistas lleva en Burjassot, que en la actualidad es un nuevo foco de Comunidades Laicas Marianistas, que ya cuenta con cinco comunidades integradas por laicos.

Esta particularidad nos ha permitido, un año más, a los laicos marianistas poder celebrar la festividad civil desde una perspectiva religiosa, y más en unos momentos, donde se están revisando las conquistas sociales, pues, tal y como decía nuestro fundador Guillermo José Chaminade, tenemos que vivir comprometidos con la sociedad y con nuestro entorno, especialmente en una coyuntura como la actual donde la falta de trabajo, cada vez nos es menos ajeno, pues, no fácil que nadie de nuestro entorno no esté sufriendo este problema, o al menos el de la precariedad laboral, y el desmantelamiento de determinados progresos sociales.

Así, la jornada ha compaginado la fiesta civil y la religiosa en un único evento, que contó con más asistencia que nunca, empezando con una celebración eucarística, presidida por el párroco, Eduardo Fernández Moscoso, con presencia de las tres ramas de la familia: religiosos, religiosas y laicos, junto a gente del barrio y de la localidad de Burjassot, continuando con un concurso de paellas donde compartimos entre todos: alegrías, tristezas y algunas risas en un momento como el actual.

La festividad de San José Obrero, cada vez va cogiendo más fuerza entre las fraternidades de la zona de Valencia, como elemento de compromiso cristiano social con nuestros entornos laborales y sociales, al ser una forma cristiana de celebrar la fiesta del trabajo en un barrio socialmente deprimido como es las 613 viviendas.

DíaTrabajo 2014 (5) DíaTrabajo 2014 (1) DíaTrabajo 2014 (2) DíaTrabajo 2014 (3) DíaTrabajo 2014 (4)