Representantes de las FMPZ

Hemos tenido la suerte de participar en el congreso de laicos organizado desde la comision episcopal de Apostolado Seglar de la Conferencia Episcopal, que se celebró los días 14, 15 y 16 de febrero en Madrid, donde participamos más de 2300 personas, la mayoría de ellas laicos.

Nos gustaría compartir con vosotros las ideas que se resumieron en la ponencia final:

– Cada uno va a su ritmo, con su estilo, con su carisma, pero todos nos necesitamos, la vocación laical es una autentica vocación, los laicos somos los protagonistas, no los actores de reparto o actores por defecto, sino por propia vocación, llamados a mostrar a Cristo en todos los ámbitos de la vida (familia, trabajo, organizaciones sociales de todo tipo, etc…).

– No venimos a reivindicar protagonismo en la Iglesia, porque ya lo tenemos (somos el grupo más numeroso de la Iglesia), sino a fomentar nuestra participación en todas las actividades que nuestra sociedad nos reclama: PRIMER ANUNCIO, ACOMPAÑAMIENTO, FORMACIÓN y PRESENCIA EN LA VIDA PÚBLICA.

– Hemos comprendido que los cambios han de empezar por nosotros mismos, no desde la crítica sino desde la acción.

– La necesaria transformación no responde a una forma particular de observar la realidad, sino que es consecuencia de un amplio proceso de discernimiento-sinodal guiados por el Espíritu Santo.

Actitudes:

  • El Espíritu Santo mueve a la conversión, es fuente de comunión.
  • Todos en comunidades abiertas hacia fuera y adentro.
  • Asumir la responsabilidad como bautizados, anunciar explícitamente el evangelio SIEMPRE, desde la alegría.
  • Integrando y acogiendo a los discapacitados y emigrantes.
  • Urgente, pasar de pastoral de mantenimiento a una de misión. Encontrar nuevas maneras de hacernos partícipes en la sociedad ayudando siempre y en cualquier ámbito a alumbrar temas que la sociedad trata de forma superficial e interesada, con profundidad desde los ojos de Cristo, llenando de contenido conceptos para los que los no creyentes son estériles (eutanasia (dignidad humana), sufrimiento y acompañamiento), aborto (vida, muerte, opciones alternativas para el niño), política (creencias vs disciplina de partido), etc..)
  • Compartir la alegría de la fe con los cercanos y sobre todo a los desvalidos.
  • Trabajar Juntos para el bien común, no como simples buenas personas sino como apóstoles de Cristo.
  • Quitarnos el estigma y los complejos de comparecer como cristianos en la sociedad. No tenemos NADA DE LO QUE AVERGONZARNOS.
  • Asumir el papel protagonista en cualquier debate social de altura, no solo ser visibles, sino ser activos.

Miembros de la Familia Marianista, presentes en el Congreso de Laicos

Dos premisas, el discernimiento y la creatividad desde la escucha del espíritu.

Tenemos que vivir un Pentecostes renovado, a salir con tarea, compartirlo. Estamos en comunión. Hay preguntas que esperan nuestra respuesta.

Todos nos necesitamos en comunión y debemos explotar la complementariedad de nuestras misiones. Hay que soñar, no nos dejemos robar los sueños. Es preciso dar continuidad, propuesta de seguir trabajando las 4 lineas y llegar a los hermanos que están en nuestra comunidad.

Recorrer el camino juntos.

Sembrar semillas, cosechar espigas, como  hacerlo:

  • Saliendo a las periferias.
  • Dialogando y encontrándonos, para compartir ideas y afectos.
  • Viviendo desde la oración y los sacramentos.
  • Siendo iglesia de puertas abiertas.
  • Cuidando lo pequeño.
  • Teniendo como prioridad primera a los pobres.
  • Anunciando el evangelio sin descanso.
  • Estando cerca de la gente.

NO ESTAMOS SOLOS, tenemos al señor, a María, la iglesia y nuestra comunidad y pastores.  Y hagámoslo con alegría.

                                                                                  Patxi Royo y Begoña Marín

 

Tags: , , , , , ,