Él sábado 12 de octubre es un día grande para nuestra Familia Marianista. Además de celebrar el día de la Hispanidad, es el día de Nuestra Virgen del Pilar. Esa Virgen ante la cual, nuestro Beato fundador el Padre Chaminade rezo día tras día en su destierro en Zaragoza.

En Almería, además, cada año celebramos las Consagraciones a Nuestra Maravillosa Madre del Cielo, tal como decía Faustino.

Ya es tradición en la parroquia de San Roque, que cada 12 de octubre, la misa sea especial. Es esa misa en la cual, algunos fraternos de la zona renuevan sus Consagraciones a María por un año. En esta ocasión renovaron las cuatro fraternas que debían hacerlo: Elvira, Mariu, Ana y Nuria.

Y tras esto, toda la parroquia espera que suban al altar el resto de los fraternos de la zona, que hace algunos años ya son Consagrados Definitivos, para rezar el Acto de Consagración a María. Oración a la que se une toda la parroquia gracias a los trípticos que ayudan a seguir la celebración.

Es un momento para vernos no solo los parroquianos y los fraternos, sino también, los afiliados, que en un gran número son antiguos fraternos, y además de muchos de nuestros familiares y amigos que participan asiduamente de esta fiesta.

También nos unimos a toda la Familia Marianista, puesto que adelantamos por un día la Oración Mundial Marianista, que este año está dedicada a la advocación de la Virgen Bombardeada situada en Nagasaki (Japón).

Y para continuar con las tradiciones, al terminar la celebración nos fuimos a tomar una tapitas acompañadas de un fresquito tinto de verano o cerveza, según gustos, terminando así un gran día en Familia, y con lo más importante cumplido: Nuestra Consagración a Nuestra Virgen María.

almeria_consagraciones

 

Tags: , ,