El pasado 8 de Diciembre celebramos en la zona de Valencia las Consagraciones a María.  Once personas de nuestra comunidad tras vivir durante tres años la experiencia de compartir su fe en fraternidades, decidieron consagrarse por primera vez a María en las fraternidades marianistas fueron:

Belén Cortés García de SOM-RIU, Mª Carmen Gans Portalés, María Dolores Mingo Regulez de MARÍA INMACULADA, Gregorio de Julián Pérez, Cassandra Favieres Puigcerver, Blanca Ferrer Guillén, Carla Gascó Sanz, Manuel Iranzo Martínez, Elena Pajuelo Vázquez, Cristina Ribera Llisó y Pepa Vicente-Almazán Castro de ICTHUS.

También cuatro miembros de la Fraternidad Spes Amoris, Inmaculada Beato Tortajada, Ana Baselga Bayo, Sara Martínez Ríos y Eugenio Aracil Bueso, decidieron consagrarse definitivamente María.

Todos ellos expresaron a las Fraternidades su deseo de acoger desde sus realidades cotidianas, este don gratuito de Dios que se les ofrece: el encuentro con Jesús a través de una  espiritualidad, la marianista; en una comunidad laica las Fraternidades Marianistas y formando parte de una Familia, la Marianista.

Fue un día especial, de fiesta  e importante para nuestra comunidad, pues desde hace 23 años Dios sigue llamando a nuestra puerta a través de las Fraternidades y desde ellas hay personas con el corazón dispuesto para escuchar su llamada, abrirle y dejar que entre a cenar con nosotros. Todos los fraternos vivimos con alegría este SÍ que se une a tantos otros síes que se han ido dando a lo largo de la historia de las fraternidades y que permiten que a ellas siga viniendo nuestro Dios. Todos recordamos y renovamos nuestra propia consagración.

Nos acompañaron Pedro Martínez nuestro Asesor Provincial, que fue el celebrante de la Eucaristía (junto con él celebraron Javier, Manque, José Ángel, Germán, Manuel y José María) y Boris Giambanco, nuestro responsable provincial, que acogió las consagraciones definitivas. Pedro nos recordó en la homilía la importancia de nuestra alianza con María que siempre nos conduce a seguir encarnando a Jesús, su hijo, en nuestras vidas y Boris nos habló de la componente de compromiso en la vida de nuestra comunidad, que tiene la consagración definitiva, que tiene que conducirnos a poner nuestros talentos al servicio de las fraternidades. Nos recordó la importancia de la disponibilidad y más en estos momentos que se va a iniciar el proceso de elección del nuevo responsable de provincia. Queremos expresar nuestro agradecimiento a Pedro y Boris, a todos los religiosos y religiosas que en gran número y como siempre (los hombres y mujeres que no mueren) estuvieron a nuestro lado compartiendo, acompañando, alegrándose con nosotros porque la familia crece y sigue atrayendo a nuevas personas que buscan a Jesús.

Fue una eucaristía muy vivida e intensa, con una ceremonia de consagraciones sencilla y emotiva, donde la comunidad acogió con el corazón este sí se sus miembros que expresaron su fórmula de consagración ante la asamblea y besaron a la Virgen del Pilar.

Luego como siempre, las felicitaciones, los abrazos, las fotografías,… expresiones de la felicidad por un camino en comunidad marianista, que se inicia, que continúa y que se quiere hacer permanente con la ayuda de María. Acabamos con el tradicional ágape en el comedor del colegio, tiempo para compartir, dialogar y soñar con el corazón lleno de alegría.

Damos gracias al Señor por este don de la consagración, por seguir dándonos la oportunidad de vivir la experiencia de Jesús, hijo de María, desde las fraternidades y por seguir llamando a nuevos miembros de la comunidad a una experiencia de encuentro con Él y por eso acogiendo las consagraciones de este año le decimos a María:

“RECIBE A TUS NUEVOS HIJOS Y ACOMPÁÑALOS EN EL CAMINO QUE HOY COMIENZAN.”

 

Tags: , ,