La Familia Marianista ha vivido este fin de semana un momento muy especial en Valencia con la ordenación sacerdotal y primera misa de Daniel Pajuelo Vázquez , marianista valenciano que a partir de esta semana prestará sus servicios a la comunidad marianista del Colegio Amorós, tras su paso por el seminario, y su impulso a  la actividad imisionera, desde sus inicios en el noviciado.

El sábado, a las 18 horas, era la cita en la parroquia de San Francisco Javier de Valencia, donde un montón de amigos y miembros de la Familia Marianista, acompañamos a Dani, en su ordenación sacerdotal, en la misma iglesia en la que unos años antes, voluntariamente daba su primer sí en el sacramento de la confirmación. Unos años después, nos volvimos a juntar todos aquellos en el que algún momento de nuestra vida  hemos colaborado con Dani en su labor imisionera.

La celebración fue presidida por el obispo de San Feliu de Llobregat, Mons. Agustín Cortés Soriano, antiguo alumno del colegio, junto al superior general, Manolo Cortés, y el provincial, nuestro querido, Manque, junto a una treintena de sacerdotes marianistas de toda España, y donde el obispo le invitó a “realizar, imitar, conmemorar y conformar tu vida con el misterio de la cruz del Señor”, en el transcurso de una ceremonia muy emotiva, en la que Dani, contó con el apoyo de sus compañeros de seminario, durante la celebración, a los que agradeció su apoyo, durante una acción de gracias, muy personal donde Dani, hizo referencia a todos los que han influido en su vida de fe.

Concluida la celebración, continuó el ambiente de familia, en el patio del Colegio de Nuestra Señora del Pilar de Valencia, el mismo que recorrió Dani durante toda su infancia y adolescencia, y que ayer sirvió de marco para compartir su ordenación sacerdotal, de reencuentro de tantos  y tantos marianistas durante más de dos horas.

Allí, estuvimos miembros de las Fraternidades Marianistas de Valencia y Barcelona, religiosas, religiosas y sacerdotes marianistas de distintas comunidades de España, alumnos y antiguos alumnos del colegio de Valencia, amigos y familiares de Dani, compañeros de su querida imisión, miembros de otras órdenes religiosas, como la Fraternidad Arca de María.

La otra gran cita importante se celebró al día siguiente, en la capilla del colegio. Fue su primera misa, y la primera del curso escolar, en la que concelebraron todos los sacerdotes que acudieron a la ordenación, y donde Dani Pajuelo, nos dejó sus primeras palabras como sacerdote: “humildes y pobres” a ellos va dirigidos el  mensaje del Señor en el evangelio de este domingo, y que Dani aprovechó para contarnos su experiencia de humildad durante su diaconado en Roma con una feligresa pobre de la parroquia donde servía, y donde  nos transmitió que sólo los pobres y Dios pueden perdonar nuestros pecados, y que, como cristianos comprometidos tenemos que estar abiertos a los más sencillos, desde nuestra humildad, sin sentirnos mejores.

Fue una eucaristía llena de sentimiento, apertura y el tradicional sentido de Familia Marianista habitual de nuestras celebraciones, de acción de gracias por el nuevo sacerdote marianista, Dani Pajuelo.

Descárgate la primera homilía:

[wpfilebase tag=file id=99 tpl=simple /]

 

Tags: , , , , , ,