La experiencia de Dios. Este es el centro de nuestra vida y de los Ejercicios Espirituales que nos ha propuesto Txema Felices estos dos días que hemos compartido en este lugar con tanta resonancia para la familia marianista que es la ermita del Carmen de Híjar. Hemos estado 45 personas entre fraternos, niños y niñas, canguros… Sin olvidar a Mª Carmen, la ermitaña que nos ha acogido.

Hemos tenido tiempo para escuchar, reflexionar, orar, charlar, convivir, reír, celebrar, comer… Un lujo. Hemos reflexionado sobre la experiencia de Dios que ya tenemos y sobre la necesidad de vivirla más en profundidad. Hemos refrescado que estamos llamados a vivir integrados, consagrados,  abiertos y dispuestos como María. Hemos vivido con paz el perdón y hemos agradecido que la experiencia de Dios no es fruto de nuestro esfuerzo.

Después de este domingo de cuaresma en que hemos subido con Jesús al Monte Tabor a verlo transfigurado, volvemos a nuestra realidad con la alegría de que experimentamos a Dios no sólo en los momentos especiales sino en cada segundo de nuestra vida. En los más ordinarios. Cuando somos lo que debemos ser y hacemos lo que debemos hacer. Compartimos con toda la familia la alegría de este encuentro.

 

Tags: , , , ,