JUSTICIA, PAZ E INTEGRIDAD DE LA CREACIÓN

¿Es indiferente a nuestra vida espiritual el calentamiento global o el cambio climático? ¿Puede nuestra oración y nuestra mirada creyente al mundo permanecer insensible al hecho de  que la injusticia, el desastre ecológico, la crisis moral, cultural y espiritual que vivimos son en el fondo un mismo problema?  Los días 24 y 25 de marzo, unos cuantos fraternos de la zona de Zaragoza, acompañados por Esther Sánchez, fraterna de Valencia, hemos podido responder a estas preguntas con un NO.

Hemos abierto las puertas de nuestro corazón y nuestra oración a este clamor de la naturaleza que también resuena en cada uno de nosotros. Hemos admirado de nuevo el gran regalo de Dios en su creación. Nos hemos sentido pequeños y admirados y hemos escuchado la llamada a la responsabilidad de ser el lado consciente de este mundo. Hemos sentido el peso y el dolor de este mundo que sufre la destrucción, la crueldad y la injusticia de un sistema erróneo e ineficiente y, por fin, hemos abierto nuestro corazón a la esperanza de una vida nueva, más sosegada, sostenible, respetuosa  y asequible a todo el género humano. Más feliz.

Muchísimas gracias, Esther, por el horizonte que has compartido con nosotros. Gracias a tu familia que nos lo permitió. Y a todas las zonas una invitación a abrir nuestra oración, nuestra formación, nuestros vida a este signo de los tiempos.

 

Tags: , , , ,