El fin de semana 27 y 28 de octubre ha tenido lugar en Zaragoza el encuentro entre los grupos de fraternidad más jóvenes de España. Dieciséis jóvenes provenientes de las fraternidades de Valencia, San Sebastián y Zaragoza hemos disfrutado de un fantástico fin de semana en comunidad, del cual no hemos desperdiciado ni un solo segundo.

El viernes por la tarde-noche el grupo de Zaragoza nos esperaba a todos en el colegio de los Escolapios (lugar donde nos hospedaríamos), con ganas de compartir la primera cena juntos. Esa noche, los encargados de organizar el encuentro nos habían preparado una actividad con la empezar a conocernos, que sirvió para encontrar muchas aficiones en común, compartir opiniones y preocupaciones. Mientras que algunos reencontramos a personas que habíamos conocido en la Pascua en primero de Bachiller, otros se volvían a encontrar con monitores a quienes conocían del Guinocampa. ¡Siempre es una alegría volver a ver caras conocidas!

Comenzamos el sábado con un buen desayuno en el comedor del colegio y con un rato de oración. Después, hicimos una actividad con la que pudimos descubrir, como grupo, qué es lo más importante en nuestras vidas, y qué lo es en nuestra relación con Dios. Félix Erdocia, a quien muchos de nosotros ya conocíamos, nos explicó los orígenes y el sentido de las Fraternidades Marianistas. Félix remarcó que la idea de devolver el carisma Marianista a las comunidades laicas constituyó el impulso principal a la hora de crear las Fraternidades.

Tras vernos obligados a cortar la sobremesa para cumplir con los horarios previstos, recibimos la visita de Pilar, Kike, Elena y Gustavo, quienes, desde perspectivas diferentes (trabajo, voluntariado, deporte profesional y vocación religiosa, respectivamente) compartieron generosamente su testimonio sobre el lema “Amar lo que hacer, hacer lo que amas”.

Por otro lado, estando en Zaragoza, no podía faltar la visita a la basílica de Nuestra Señora del Pilar. Callejeamos por sitios estratégicos en los que refugiarnos del cierzo, que nos acompañó durante todo el fin de semana, guiados por dos fraternos de Zaragoza que nos ofrecieron explicaciones de calidad de guía turístico experto, sobre la historia de Zaragoza y sobre la estancia de Chaminade en la ciudad. Durante toda la visita por la ciudad nos unimos a un grupo de jóvenes de FORTES, que venía de Francia, Alemania y Polonia.

Acabando con el turismo, los locales de Zaragoza nos guiaron por El Tubo, permitiéndonos así degustar las mejores tapas del Casco Antiguo de la ciudad. Antes de volver al colegio, hicimos una oración al estilo de Taizé en la parroquia de San Gil Abad. Esa misma noche, una vez en el colegio, aprovechamos para conversar distendidamente y despedirnos de quienes se marchaban de madrugada el día siguiente.

El domingo, último día, tuvimos la suerte de dedicar un rato a la reflexión personal, y posteriormente realizamos la evaluación del fin de semana. Finalmente, celebramos la eucaristía en un ambiente familiar, cercano y participativo, con el religioso marianista Manolo Cortés. Ha sido un fin de semana especial, intenso, del que nos despedimos todos llenos de energía, y con ganas de volvernos a ver. ¡Un verdadero éxito!

 

 

 

Tags: , , , ,