IMG_8342IMG_8348

El 21 de junio, la Zona de Zaragoza celebramos nuestro encuentro de final de curso en el Colegio Sta. María del Pilar. Comenzamos con una eucaristía en la capilla del colegio, celebrada por Juan Cruz, nuestro asesor. Durante la misma tuvimos ocasión de dar gracias por todo lo bueno que nos ha traído este curso que ahora acaba y, también y especialmente, por Juan Cruz, que nos dejará a partir de septiembre, después de 8 años en Zaragoza, para marchar a Almería. Varias personas expresaron su agradecimiento por su acompañamiento, su cercanía y su labor durante todo este tiempo que ha estado con nosotros. Por su parte, él también nos expresó su agradecimiento y sus sentimientos y confianza ante el cambio de destino. Le regalamos una imagen de la Virgen del Pilar para que le acompañe en Almería y allá donde le toque ir más adelante.

Después de la eucaristía, se nos plantearon dos interesante propuestas para el próximo curso. La primera de ellas es un taller de formación sobre el Antiguo Testamento abordado desde un punto de vista existencial, es decir, aplicado a la vida concreta de cada uno de nosotros. Se trata de un medio de formación que ya se ha probado con éxito en otras zonas, como en Valencia, y que previsiblemente echará a andar en Septiembre en Zaragoza, para irse desarrollando durante los próximos tres años.

La otra propuesta es la de hacer unos ejercicios espirituales en la vida diaria similares a los de San Ignacio pero en una modalidad marianista. Comenzarán también a principios del curso 2014-15 y terminarán en mayo o junio.

Terminamos nuestro encuentro junto a la piscina del colegio. Los chicos que había se bañaron (y también algún mayor), y después compartimos las viandas que habíamos llevado en unas mesas sobre el césped y bajo un amenazador cielo plomizo que no llegó a descargar.

Deseamos que este verano que empieza nos sirva para descansar y recargar las pilas para el próximo curso. Que, allí donde estemos, mediante nuestras acciones, nuestra manera de ser y nuestras palabras, acerquemos a Jesús a las personas de nuestro entorno. Feliz verano.