Como os comentábamos en anteriores números del Al Habla, desde el verano hemos llevado a cabo una reflexión en la zona sobre  nuestra dimensión comunitaria.  Ese caminar compartido nos ha unido a los fraternos para hacernos más familia.

En el encuentro de Gran Fraternidad de Octubre acabamos de reflexionar y compartir en una oración todo lo vivido en las últimas semanas. Después del discernimiento, tuvo lugar la elección del nuevo responsable de zona. Teníamos tres personas que se ofrecieron para el servicio: Gema, Tomás y Ana Rosa.  Desde aquí queremos agradecer a los tres su disponibilidad y especialmente a Ana Rosa Álvarez, que fue la que finalmente salió elegida.

Estamos todos muy contentos con la elección de Ana Rosa. Su sensibilidad y testimonio marianista serán claves para el nuevo camino que ahora comienza la zona.  Todos nos sentimos corresponsables y estaremos a su lado durante esta nueva etapa.

 

ana rose