En el encuentro de Gran Fraternidad de este mes de Diciembre hemos querido salir de nuestras cuatro paredes para participar en la fiesta de Navidad del proyecto Berakah, que es el programa de acogida y ayuda a personas y familias marginadas de la Unidad Pastoral del Casco Histórico de Vitoria. Varios fraternos realizan allí su misión.

Las fraternidades se habían ofrecido para animar el encuentro. Hemos estado cantando villancicos con un par de guitarras con los más pequeños. Irene se esforzaba en que los acordes sonaran acompañados de los cánticos, pero como la gran mayoría de niños eran extranjeros, las palmas eran las principales acompañantes de las guitarras.

La fiesta ha continuado con unos payasos, unos juegos que también preparaban fraternidades y que Vero ha dirigido estupéndamente. (Ya os podéis imaginar como han acabado los niños en el bailde del “Salón francés”).  Hemos tenido la visita esperada por los niños de “Mamá Noel” y del Olentzero (un carbonero mitológico que la tradición dice que trae los regalos el día de Navidad por estas tierras) -por si tenéis curiosidad de cómo es, en la sección de fotos está a Irene posando con el Olentzero intentándole convencer de que este año “ha sido buena”-. Estos personajes han sentado en su regazo a cada niño y le han entregado un regalo. Hemos terminado con una chocolatada que ha sido muy bien recibida dado el tiempo que nos esperaba en la calle.

Ha sido una buena manera de preparar la Navidad y de darnos cuenta que aquí mismo, a la vuelta de la esquina, hay mucha gente necesitada de una sonrisa.

 

Tags: , ,