Pablo d'ors 3El pasado jueves, 28 de enero, las  fraternidades de Valencia tuvimos la oportunidad de disfrutar una charla del sacerdote, Pablo d’ors, en torno a la contemplación en la que nos dio claves para ponernos en contacto con el Señor en medio de nuestras agitadas vidas. Fue un regalo para todos nosotros y para la diócesis de Valencia, pues, el salón de actos del colegio no solamente congregó a miembros de la Familia Marianista sino de la Iglesia en Valencia, viviendo un encuentro en común unión.

Pablo d'ors 2Durante la charla pudimos comprobar cómo en ocasiones nos complicamos la vida en grandes oraciones, cuando Dios nos quiere en lo sencillo y simple, que el camino espiritual no es algo muy complicado, sino un camino de sencillez y simplicidad que nosotros mismo complicamos, y  que es muy fácil arrancarlo desde la palabra, porque, como dijo Pablo d’ors, “no es la fe la que da la palabra, -como muchas veces pensamos-, sino la palabra la que lleva a la fe”. Desde ahí, desde la palabra, debemos ser capaces de alimentar nuestra vida en plenitud con el Señor.

Pablo d'orsEse es, o debe ser, el centro de la práctica espiritual, el encuentro con el Señor, no contigo mismo, sino con ÉL, mediante nuestro camino espiritual, donde Pablo d’ors, debemos pasar tres etapas: una etapa pulgativa, en la que nos encontramos con la vida; una etapa iluminativa, en la que nos encontramos con la luz, y la etapa unitaria con el Señor.

A lo largo de la charla, Pablo d’ors nos hizo pensar sobre nuestros comportamientos ante las heridas de la vida, y cómo respondemos, y como solo cuando lo hacemos mediante la reconciliación con el hermano experimentamos el encuentro con Dios, mientras que cuando respondemos desde la venganza, volcando el dolor en el otro, o desde el rencor, agarrándonos a experiencias dolorosas de nuestras vidas, nos vamos apartando de la luz, y del Señor.

También, nos hizo reflexionar sobre nuestras vidas, donde nos encontramos constantemente con tres tentaciones que nos trata de apartar de la luz como son las tentaciones del ser (tener, poder y aparecer) y solo somos capaces de superar desde el amor y la unión con Dios. Y sólo desde ahí, seremos capaces de iluminar al otro, de contagiar al mundo el Amor de Dios, porque sólo somos luz en la medida que somos alimento para los demás y hacemos gestor para transformar el mundo.

Pablo d'orsEn eso se trata nuestra misión cristianos: transformar el mundo, mediante pequeños gestos, como hizo Jesús de Nazaret en la liturgia eucarística,  y que permiten poco a poco ir transformando el mundo.

 

Tags: , , , , , , , ,