El pasado Sábado en nuestro encuentro de Zona, escuchamos a Enrique Lluch hablarnos de una propuesta de economía altruista frente a la economía egoísta imperante. En el principio de la charla lanza una afirmación “La economía como cualquier actividad humana tiene que ser compatible con el amor y la caridad”. Surgen más preguntas ¿la única motivación que impulsa al ser humano a progresar es la mejora económica o hay en el ser humano otras fuerzas que le impulsan como la creación de comunidad en paz y justa, o la búsqueda de una salud vital más amplia, o los retos del conocimiento y la investigación, la creación de belleza y cultura?.

Enrique propuso un cambio desde la base en el funcionamiento del sistema ¿una economía para las personas o personas manejadas como objetos por la economía?. A lo largo de la exposición fue proponiendo opciones personales y comunitarias en nuestro día a día que conducen a cambios.

“Comprar es un acto ético un acto moral” ¿Nos interesamos por cómo se producen las cosas que compramos (trabajadores, medio ambiente, economía local….)? ¿Pensamos que nuestras compras apoyan un modelo social determinado?

“No se puede evangelizar sin opción social” y nuestros actos económicos son actos morales que no pueden desligarse de nuestro ser cristiano.

En tiempo de crisis y recortes sociales la protección a los débiles debería ser un imperativo cristiano.

Son tiempos de recordar lo que nos dice la Doctrina Social de la Iglesia sobre todos estos temas. Es enseñanza general de los primeros Padres de la Iglesia que los humanos no somos propietarios en el sentido que se da a esta palabra el derecho romano-derecho de uso y abuso de los bienes, sino que somos administradores a favor del bien general.

“Ya que nuestros bienes no son nuestros sino que los hemos recibido de Aquel que nos ha comunicado la existencia, no los podemos retener privadamente para nosotros solos, si consideramos que los ha concedido nuestro Creador para la utilidad común” (san Gregorio Magno, Patrología Latina, 76, 890).

Enrique no nos dio soluciones mágicas porque no las hay, pero si nos dio muchas pistas y preguntas para mirar nuestra vida “económica” e ir dando pasitos hacia una opción más cristiana.

Si queréis profundizar tenéis los dos libros que ha escrito y que nos presentó:

“Por una economía altruista. Apuntes cristianos de comportamiento económico.” Editorial PPC y “Más allá del decrecimiento” Editorial PPC

No podemos hacer este camino solos pero tenemos a la comunidad para apoyarnos y depositada la esperanza en nuestro Dios para el que nada es imposible. Apoyados en Él podemos dejar de lado la resignación y comenzar a discernir y caminar de un modo nuevo.

Os recomiendo el Suplemento” Humanizar la Economía” de Cristianisme i Justicia que podéis leer en el siguiente link. No tiene desperdicio.

http://www.cristianismeijusticia.net/sites/default/files/pap229.pdf

También tenéis un tema sobre la Crisis económica en la sección Documentos de la pagina web de la fraternidades de Zaragoza preparado por la Comisión Provincial de Formación.

 

Tags: , , , ,