El fin de semana del 29 de febrero- 1 de marzo tuvieron lugar los ejercicios espirituales conjuntos de las zonas de Vitoria y Zaragoza en Burlada. Nos dirigió y acompañó Ignacio Otaño, quien, mediante las correspondientes charlas, nos fue introduciendo los distintos temas de reflexión que había preparado. Así, durante el sábado, tuvimos ocasión de pararnos a escuchar en nuestro corazón, orar y posteriormente compartir lo que el Espíritu nos sugería en torno al amor y ternura de Dios, a Jesús como buena noticia, al seguimiento de Jesús, a las actitudes de María,  y a la convivencia a la luz de la Amoris Laetitia. Por último, en la mañana del domingo nos ofreció algunas pistas para vivir la cuaresma a partir de textos del cardenal Daneels y del papa Francisco, antes de la recapitulación final y la eucaristía con la que concluimos los ejercicios.

Volvimos a Zaragoza, todavía sin saber cómo iba a cambiar nuestra vida cotidiana en sólo unos diez días. Efectivamente, en ese período hemos pasado de conocer que se suspendían los viajes de estudios de los colegios Bajo Aragón y Santa Mª del Pilar a tomar conciencia de que se anulaban todas las actividades extraescolares a partir de los primeros días de la semana del 9 de marzo, para llegar enseguida a la situación actual de estado de alarma y confinamiento en los hogares. El encuentro de gran fraternidad y una cena de consagrados definitivos, previstos para el día 14, tuvieron que suspenderse. Sin embargo, desde entonces, a través del grupo de whatsapp de la zona, Íñigo ha ido canalizando diversas iniciativas con el fin de mantenernos unidos y esperanzados. Confiamos en que esta situación nos sirva para aprender a valorar lo que realmente importa, para ejercitarnos en la corresponsabilidad sobre el bien común y en la solidaridad, y para recordar con humildad que estamos en manos del Padre.

Juanjo Osácar

 

 

Tags: , , , , ,