El 10 de junio de 2018 celebramos como familia marianista, en Agen  (Francia),  la beatificación de Adela Batz de Trenquelléon, que fundó  las Hijas de María Inmaculada, el 25 de mayo de 1816.

Desde Alboraia, salimos en peregrinación hacia Agen, un grupo de religiosas, profesores y otros miembros de la comunidad colegial, exalumnas, laicos… Esta diversidad  que se unió en torno a una llamada en un largo trayecto en autobús, es la que luego nos volveríamos a encontrar en Agen. Hablo de peregrinación porque creo que para todos, esta beatificación fue una llamada a salir de nosotros mismos y encontrarnos de nuevo con la experiencia vital de una mujer que supo descubrir y seguir la voluntad de Dios sobre su vida, que es al fin y al cabo aquello a lo que todo cristiano se siente interpelado.

Lo primero que me sorprendió al llegar fue ir viendo la llegada de religiosas y religiosas, laicos y laicas de todo el mundo al Colegio marianista Santa Fe de Agen. Todas las culturas, idiomas y países reunidos para dar gracias por las cosas que Dios ha hecho a través de Adela. En la mañana del sábado a través de distintos stands, se puso de manifiesto la unidad de espíritu y alegría, la misión permanente, que a través de la diversidad cultural, genera siempre el seguimiento de Jesús. Una fiesta en la que Togo, Japón, Korea, Italia, EEEUU, España, Chile y muchos otros nos mostraron como se encarna este don de Dios a la Iglesia (el carisma marianista), después de su paso por Adela.

Por la noche, una representación musical de la vida de Adela, en el castillo de Trenquelleon, donde vivió, descubrió su vocación y desde el que salió a fundar, nos permitió retrotaernos intensamente a su experiencia vital de juventud, sus luchas y descubrimientos, el encuentro con las personas que afinaron sus oídos a la llamada de Dios y la  alegría descubierta en  la donación a los que más la necesitaban en su realidad cercana. La audacia de una misionera.

El domingo 10 de junio, llegó la gran acción de gracias por Adela, la Eucaristía de la beatificación (bienhuereuse en francés). En ella pudimos vivir por qué Dios bendijo a Adela, y ella le abrió su corazón para acoger el don para toda la Iglesia del carisma marianista, una forma de relación con Él que sigue acercando en la historia a muchas personas a la salvación de poder sentirnos amados gratuitamente.

Durante la Eucaristía pensaba que es sorprendente cómo, la respuesta de Adela a Dios en su entorno cercano reducido de la campiña francesa, en su realidad cotidiana, con las personas que Dios fue poniendo en su vida, se convierte en un gran regalo que ha llevado Vida en abundancia a tantas personas en todo el mundo. Esa es la experiencia que me deja la beatificación de Adela: Dios te quiere en tu realidad cotidiana, desde tu capacidades mayores o menores, en la necesidad de salvación de las personas que te acompañan en tu vida diaria, déjale a Dios construir en ti, su santidad y Él ya se encargará de hacer llegar “su salvación hasta los confines de la tierra”.

Toda la liturgia, el magnífico coro, la presencia de religiosas y religiosos de todo el mundo en gran número compartiendo esta alegría, la Iglesia local representada en el obispo de Agen, la Iglesia universal por el cardenal Amato, las ofrendas desde la distintas realidades culturales y de misión, la Palabra de Dios escuchada en distintas lenguas, la presencia de Adela con sus reliquias y en la imagen del tapiz, el agradecimiento de Franca a los presentes, materializaron la acción de gracias a Dios de todos los marianistas presentes, por habernos manifestado en la vida de Adela  su presencia entre nosotros y señalarnos con su breve e intensa vida, el camino del Reino: los más necesitados.

Volvemos a casa, ilusionados tras este hito en el camino, que ha estimulado nuestras vidas. Nuestra peregrinación continúa: hacer presente a Jesús al estilo de María, entre los hombres y mujeres de nuestra realidad cotidiana, allí donde Dios construirá en nosotros su santidad..

Sergio Esparza

“El Amor lo hace todo fácil”

Adela Batz de Trenquelléon

Eucaristía de acción de gracias por la beatificación de Adela en Alboraya

Religiosos Marianistas con su fundador Guillermo José

 

 

 

 

 

Tags: , , , , , , , ,