Entre las actividades en estos meses en Vitoria hemos celebrado el Pintxo Pote solidario en el colegio para colaborar con el proyecto de este año en Perú.

A pesar de que las multitudes reclamaban la paella valenciana preparada en los últimos años, este año hemos cambiado de menú para ofrecer desde la Familia Marianista, religiosos y fraternos, diferentes opciones de empanadas. Entre todos los grupos del colegio (padres, profesores, alumnos, AM, Marianistas,…) hubo un montón de opciones diferentes de aperitivos.

Pasamos una gran tarde y, lo más importante, hicimos comunidad teniendo presentes a los que disponen de menos oportunidades que nosotros.