Las Fraternidades Marianistas de Valencia ha participado en la Jornada Diocesana de Laicos, junto con 700 personas de diferentes movimientos, parroquias, grupos… de la Diócesis de Valencia preparando el Congreso de laicos 2020 que se celebrará en Madrid el próximo febrero.

Todos somos necesarios para la misión que Dios nos encomendó y queremos ser corresponsables con la iglesia y La voz de familia marianista de Valencia estuvo presente a través de la Parroquia San José Obrero de Burjasoty de las fraternidades Marianistas de la zona de Valencia.

La jornada abordó la participación realizada a través de 1.500 encuestas acerca de la realidad y función del laicado en la Iglesia diocesana, entre las que se encontraban las propuestas presentadas por las Fraternidades Marianistas a través de su Comisión de Diócesis; nueve preguntas que ayudaban a escuchar a los laicos en sus distintas realidades y en las que que­dó patente “la comunión dentro de la Iglesia”.

Tanto la Jornada Diocesana de Moncada como el Congreso Nacional en Madrid son “una oportunidad para impulsar la participación y responsabilidad de los laicos en la Iglesia y en sus ambientes de vida, favoreciendo comunidades eclesiales de puertas abiertas y un nuevo dinamismo diocesano”.

La información que se ha recabado también servirá para los trabajos preparatorios del próximo Sínodo Diocesano “en el que se hará presente una Iglesia evangelizada y evangelizadora para hacer discípulos de Cristo”.

Desde Fraternidades Marianistas de Valencia consideramos que la situación actual que afronta la iglesia contemporánea fomenta la creciente participación de los laicos en todas las facetas de la realidad.

La tendencia histórica a la disminución de las vocaciones religiosas y sacerdotales apunta sin género de dudas a los nuevos roles de los laicos en la Iglesia moderna. Identificar la situación como punto de partida supone ya un aspecto positivo que debe generar corrientes de reflexión y oración que permitan un debate eclesial que alumbre las nuevas responsabilidades y roles del laicado en la Iglesia.

Los laicos somos proporcionalmente una gran mayoría dentro de la Iglesia, y los nuevos retos que afrontamos deben ser abordados desde una perspectiva activa y colaboradora con todos los estamentos de la Iglesia.

Los problemas de la sociedad interpelan de forma inequívoca a todos los estratos sociales, y la Iglesia, y mas concretamente, los laicos, estamos llamados a actuar en la realidad poniendo sobre la mesa el estilo de vida de Cristo allá donde nos encontremos. Debemos arriesgarnos a vivir como pensamos pues es ésta la única manera de cambiarnos a nosotros mismos y cambiar la realidad.

La creciente conciencia de nuestra obligación de afirmar sin tapujos nuestras creencias y reflejar las mismas en nuestros actos es una interpelación que nos requiere la Iglesia y el mundo.

Muchos son todavía los retos que afrontamos:

– Quitarnos complejos históricos y sociales, y creernos firmemente la bondad objetiva del mensaje de Cristo frente a cualquier otro punto de vista.

– Vivir en estado de Misión Permanente, como se desprende de nuestro carisma de laico marianista.

– Involucrarnos en la realidad.

– Mirar al prójimo que sufre como a un igual, dado que podríamos ser nosotros mismos si no hubiéramos tenido todas las circunstancias que han rodeado nuestro crecimiento y maduración.

– Afrontar nuestra existencia con respeto al la naturaleza y el medio ambiente.

– Concebir como misión prioritaria la creación de comunidades cristianas.

– Reconocer e interiorizar la necesidad formativa de los laicos dentro de la Iglesia y la realidad.

– Identificar el papel del laicado en el aspecto celebrativo y decisorio de la Iglesia futura.

– Concebir el papel de la mujer dentro de la Iglesia y encauzar cauces para acoger y apreciar su VOZ dentro del devenir de la Iglesia como Institución.

– Fomentar la evangelización digital.

– Fomentar el respeto, diálogo, la relación y la colaboración dentro de los diferentes carismas laicos.

Entendemos que existen multitud de campos en donde trabajar, y que necesitan el planteamiento de soluciones a través del prisma de la fe.  Para cumplir con la misión a la que estamos llamados, neceitamos:

– Fomentar el diálogo entre la Jerarquía eclesiástica y el laicado.

– Identificar papeles dentro del Pueblo de Dios en todos los ámbitos de actuación.

– Fomentar el discernimiento comunitario.

– Fomentar la iniciativa de los laicos y apoyarla desde todos los ámbitos eclesiales.

– Fomentar la capacidad de escucha a las diferentes agrupaciones que representan los diferentes carismas cristianos.

– Fomentar la oración y celebración compartida.

– Fomentar el acompañamiento espiritual.

– Fomentar la iniciativa eclesial de los laicos.

– Estar dispuestos a aceptar el papel creciente de los mismos en la Iglesia.

– Actuar con respeto extremo a la historia de la Iglesia y las costumbres y procesos existentes.

– Fomentar la adaptación de los mismos a los tiempos modernos.

– Fomentar la pertenencia de los laicos en todas las estructuras organizativas de la Iglesia.

– Debemos asumir responsabilidades como laicos para estar más comprometidos en el mundo (política, educación, familia..).  Sentir nuestra vocación como cristianos en todos los ámbitos de la vida, aceptando la responsabilidad de llevar el punto de vista de Cristo a todos los ámbitos de la realidad y el reto de ser consecuentes con nuestras creencias y fomentar la participación de los laicos en la sociedad (comunidad de vecinos, partidos políticos, administraciones públicas, etc..); para que tengamos campos sociales en donde tener la oportunidad de mostrar estilos de vida cristianos.

 

 

Tags: , , , , ,