“Merece la pena dar la vida por Jesús y María”

Siempre merece la pena asistir a todos los “encuentros” en el Colegio. Pero hay que vencer la pereza y salir de casa o dejar los asuntos pendientes, que nunca se acaban, del despacho… Y al final la alegría del evangelio, el cariño fraterno, el encuentro amoroso con Dios,…te demuestran que merece la pena. Por eso no hay que preguntarse si te apetece o no cuando se trata de hacer cosas buenas.

La presentación del pasado jueves 6 de febrero de 2020 del libro sobre la vida de José María Salaverri, escrito por Manolo Cortés, era una apuesta segura.

José María y Manolo, son probablemente los dos marianistas más marianistas que hemos conocido. Superiores Generales, cultos, con sólida formación religiosa y marianista, con un seguimiento de la actualidad del mundo permanente pero viviéndola con la perspectiva y la serenidad que da el conocimiento y la esperanza que da la fe.

La presentación empezó con la oración del Magnificat dirigida por Iñaki Sarasua, Provincial, que destacó la influencia positiva de José María en su vida religiosa. Alfredo Martínez introdujo brevemente a Manolo con la espontaneidad de su bonhomía permanente.Y Manolo presentó el libro cediendo a José María todo el protagonismo, mientras la Familia Marianista de Valencia llenaba el salón de actos del Colegio del Pilar donde entregó los últimos 25 años de su vida.

Lo escribió por obediencia porque siempre se dejan en los expedientes de los religiosos unas notas de su biografía y recibió ese encargo del Consejo Provincial. Pero fue naciendo el libro con la memoria autobiográfica de José María, las notas sobre los ejercicios espirituales preparados por José María desde 1993, el cariño de tantos años hacia quien reconoció como “ el marianista que más ha influido en mi vida religiosa “ y la conexión entre sus vidas. José María y Manolo han vivido una trayectoria con los mismos destinos, pero José María unos años por delante: educador, formador, Provincial Superior General,…hasta esta etapa que José María bautizó acertadamente con el nombre de “tiempo añadido”.

Qué acertado el Consejo con las instrucciones y qué bien cumplidas por Manolo. ¡Cuantas cosas buenas hacemos en la vida por obediencia !

José María dice en el libro: “Me costó salir de Cádiz…Pero nunca he discutido una obediencia”.  Qué  actitud más humilde, más parecida a la de María en el hágase. Pero no es de extrañar porque  José María ya en la carta de sus primeros votos pide “que no se haga caso de mis gustos. Sólo quiero hacer la voluntad de Jesús y sé que el hombre está muy expuesto al error. Por eso, mi mayor anhelo es que no se consulten mis deseos en asunto tan importante. Nom mea voluntas sed tua fiat”.

Manolo quiso un acto compartido abriendo  un turno de preguntas. Salió la cuestión sobre la Santidad de José María que Manolo dejó abierta al futuro porque depende de que la Comunidad reconozca que vivió en loor de santidad. Los testimonios de su hermano Fernando, el pequeño, que nació cuando José María ya había ingresado en el noviciado y que durante toda su vida dedicada a la música ha sentido la presencia de las oraciones de José María por él. El testimonio de su hermana Nieves, religiosa  ursulina , con una vida dedicada a los más necesitados, El testimonio de Maribel  que se siente tranquila como madre cuando recuerda la promesa de José María de que, desde arriba, continuará rezando por Borja como hizo siempre en vida.

 José María nos ha hecho mucho bien a muchos. Nos ha guiado y dado ánimo educando nuestra fe y nuestro corazón en positivo. Creo que, con el paso de los años, ha ido dulcificando su genio haciéndose más comprensivo con las debilidades humanas. Creo que nos ha dado ejemplo de vivir las virtudes cristianas heroicamente, de vivir el deterioro físico ofreciéndolo por justas causas. Conforme su cuerpo se iba achicando se iba haciendo más grande la conformidad de su vida con la voluntad de Dios.

Gracias por el libro Manolo. Porque has sido el primero y nos ayudas a tener más cerca a José María. Nos ayudas a recordar ese gran pequeño hombre que vivió  como los santos anónimos del 1 de noviembre, que tanto le gustaba recordar.

Quedan muchas notas y papeles por consultar. Muchos testimonios por compartir. Muchas actitudes y comportamientos que mejorar con el recuerdo de su ejemplo. Queda mucho por vivir y  por escribir con los recuerdos y la presencia de José María … en loor de santidad?. Yo creo que sí. “Y mientras tanto…a rezar”.

 Juan Valero de Palma Manglano.

Fraternidad Stella Maris (Valencia)

 

 

Tags: , , , , ,