Huarte, 29 de marzo del 2015IMG-20150329-WA0000

Este fin de semana en Huarte hemos tenido una experiencia de comunidad y de encuentro con Dios. Unos niños que han sido invisibles gracias a la colaboración de Blanca y Andrea, a las que los fraternos les agradecemos su tiempo y alegría; y unas anfitrionas, las marianistas, que con su dedicación nos han permitido disfrutar de unos días muy enriquecedores espiritualmente.

Hemos compartido camino con espíritu de familia, con Félix Erdocia y Paco Sales de la comunidad de religiosos, con Loreto y Luis de los grupos de catequesis del colegio, y con Koro, Paula e Iñaki,  fraternos de Donosti, a los que nos ha hecho muchísima ilusión poder ver y disfrutar estos días con ellos.

Con la guía de Álvaro Chordi, un viejo conocido ya de los fraternos de Vitoria, hemos trabajado tres bloques, separados pero íntimamente unidos entre si: TRAS LOS PASOS DE JESÚS: VOCACIÓN Y SEGUIMIENTO el sábado a la mañana, LOS CONFLICTOS DE JESUS: PASION Y MUERTE. el sábado a la tarde, y LA RESURRECCIÓN DE JESÚS, el domingo a la mañana. Un valioso material que trabajamos estos días, muy apropiado en este inicio de Semana Santa y que podremos profundizar con el tiempo releyendo el material aportado por Alvaro.

Tres bloques que no se entienden uno sin el otro: la vida de Jesús no se entiende sin su muerte (y viceversa), su muerte sin su resurrección (y viceversa), y nos queda para trabajarlo por nuestra cuenta en un futuro, ligar la resurrección de Jesús con Pentecostés.

Interesante fue también las reflexiones y debate sobre el crecimiento de las fraternidades cristianes del sábado a la noche, acompañado de pastas y zumo, nos hicimos preguntas que nos servirán para definir un poco mejor lo que somos y lo que queremos ser como comunidad. Desde una perspectiva exterior a las Fraternidades, Álvaro nos ha servido como espejo para poder vernos mejor: haciendo un alto en el camino nos alejamos de los árboles para poder ver el bosque.

Como colofón a estos ejercicios, celebramos el Domingo de Ramos, con bendición de los ramos y entrada en procesión a la capilla, en la que celebramos la eucaristía todos juntos.

Aprovechamos de despedir a Álvaro, que finaliza una etapa en Vitoria y empieza próximamente una en Chile. y aunque intenta ir ligero de equipaje, lleva con él el cariño de mucha gente con la que ha trabajado, con la que ha vivido y con la que ha celebrado todos estos años. Es un ejemplo, entre otras muchas cosas, de generosidad y de alegría.

Toda experiencia hecha en familia merece la pena, el próximo año esperamos que aquellos que no han podido asistir encuentren esa oportunidad, tanto fraternos, religioso o demás miembros de la comunidad educativa, de poder asistir a este pequeño pero intenso alto en el camino.

Nos vemos en próximos encuentros.

Erick Ruiz – FM Itxaropena – Vitoria