Después de varios años de reflexión sobre la consagración definitiva en la zona de Vitoria, hemos querido dar un último sprint desde la Fraternidad Virgen de Angosto. Por fin concretamos con Pedro Martínez Salinas realizar un retiro para interiorizar y profundizar sobre nuestra situación, nuestras ganas de crecer en la fe y de avanzar en fraternidades.

Abrimos nuestra propuesta a la zona, y entre todos propusimos hacer el retiro en dos bloques, cada uno en un fin de semana. El primero ha sido el fin de semana del 18 y 19 de junio y el segundo está reservado ya para el fin de semana del 9 y 10 de octubre. Todo un reto para Pedro el conseguir hacernos vivir en dos momentos diferentes lo que mayoría ha hecho en cuatro o cinco días seguidos.

Cerca de Vitoria, en un pueblo llamado Arkaia, hay una casa de espiritualidad, pequeñita, muy sencilla y muy acogedora que la llevan dos familias. Nos pareció un buen lugar para estar tranquilos, buscar el silencio y sobre todo, intentar encontrar a Dios. Aquí nos juntamos Beatriz, Antonio, Irene, Kiko, Sonia de Angosto, Ana Rosa de Jordan y Ion de Itxaropena.

Pedro nos planteó este retiro tomando como base los ejercicios igncianos. Durante este día y medio tuvimos la oportunidad de vivirlos en familia, de leer mucho, de reflexionar, de hacer oración personal y también de celebrar en común. El sábado a la noche nos unimos a la oración de Taizé que diariamente se celebra en el oratorio de la casa y que está abierto a todo el que se quiera acercar.

Concluimos este pequeño retiro con una eucaristía a la que se apuntaron también Iker y Nuria de Angosto. Por último queremos agradecer de corazón a Pedro la posibilidad que nos ha dado de vivir esta experiencia de Dios que hemos intentado vivir al máximo.

Y aún nos queda más…

 

Tags: , , ,