En Semana Santa algunos fraternos nos reunimos en el Txoko para vivir estos días en comunidad y también para colaborar en la preparación de las celebraciones en el cole, que después celebramos junto con el resto de la comunidad colegial. Terminamos el sábado después de la celebración, con una gran Cena Pascual en la que nos juntamos para compartir, chuletillas incluidas, lo que debe ser nuestro motivo de esperanza: ¡¡Jesús ha resucitado!!

El pasado 24 de abril nos reunimos en Gran Fraternidad con la especial compañía de Boris, responsable de Provincia. Comenzamos aprendiendo una canción para los niños y los no tan niños, y después de hacer presente a ese Dios que nos convoca y da sentido a nuestro camino, leímos con los peques la Palabra de Dios (el milagro de los panes y los peces).

Después nos dividimos, y mientras nosotros íbamos profundizando en la lectura, los niños y niñas nos fueron a recortar y pintar unos panes y unos peces “muy especiales”. Y es que al igual que sucedió con aquel milagro, cuando uno comparte en comunidad, las cosas se multiplican la contemplación, nosotros testigos de que la Palabra de Dios, gracias a experiencias que acabábamos de escuchar, sigue estando viva y sigue haciéndose presente comunitarias como ésta. Algunos habíamos leído sobre ello, pero nada que ver con poder escuchar su testimonio. Tuvieron tiempo para trabajar, y por supuesto, tiempo para compartir a Dios en comunidad.

La alegría, los bailes, las canciones, compartir lo poco que tenían para hacerles sentir en casa, el encuentro, la estupenda organización, visitar las obras marianistas…. Sin duda algo MEMORABLE.

 

Tags: , , ,