Aprovechando el encuentro de monitores de Elkarbidea del pasado fin de semana del 26 y 27 de septiembre en la casa de los Escolapios en Barria (Álava), algunos fraternos nos acercamos a estar con los cerca de 40 monitores que allí estaban reunidos y así poder hablarles de nuestras comunidades de vida, las Fraternidades Marianistas.

La verdad es que no era necesario que fuésemos muchos fraternos de fuera porque en el propio equipo de monitores ya hay una buena representación de las Fraternidades Marianistas de Vitoria.

El encuentro transcurrió durante la comida del sábado. Al llegar a la mesa se encontraron con un enigmático sobre que en su exterior contenía la pregunta ¿Tienes hambre?, y en su reverso la prohibición de abrirlo hasta el final de la comida.

Llegados los postres es donde anunciamos que veníamos a saciar su hambre y por eso les invitamos a unos deliciosos “goxuas” que oportunamente nos había traído Koldo López de Sosoaga (¡quién sino!). Después de relamernos un rato tras finalizar nuestros goxuas, es cuando comenzamos la exposición más sería, abriendo la reflexión hacía otro tipo “hambres”; el hambre de la búsqueda de un mayor sentido a nuestras vidas, del deseo de hacer el bien a los demás, en definitiva de la necesidad del encuentro con Dios.

Fueron varios los testimonios de fraternos allí presentes que intentaron dar respuesta, desde su realidad personal, a la pregunta de qué hambre tenemos y dónde intentamos saciarla. En definitiva, una invitación directa a no quedarse parados en el reto de salir al encuentro de Cristo y a valorar la oferta de Fraternidades como una alternativa válida en ese desafío.

Ya sólo quedaba abrir el misterioso sobre inicial y allí encontrarse, junto con un texto de reflexión y a una oración de llamada a Dios, una invitación personal a dar un paso y conocer mejor a las Fraternidades Marianistas en una próxima fecha.

Si al final dan el paso, nuestra responsabilidad será saber dar alimento verdadero a su necesidad de Dios.

20150926_152856