El teólogo nos invitó a tener comunidades movidas desde la Experiencia de Dios

pagola 1Eran las 16,30 horas, y el salón de actos del colegio estaba lleno. Ya no cabía nadie más, y la capilla empezaba a llenarse, ya que se puso un dispositivo de videoconferencia para seguir la charla desde ahí. ¿Qué estaba pasando?. Era el arranque de los encuentros mensuales de fraternidades de la zona de Valencia. Y, el conferenciante no era un invitado cualquiera, sino José Antonio Pagola, ex vicario general de San Sebastián, y uno de los grandes teólogos de la Iglesia Universal, lo que permitió convertir el encuentro de zona en un punto de encuentro de los cristianos de Valencia, no sólo fraternos, también laicos a título individual, y miembros de otras comunidades de laicos y religiosos de la diócesis valentina acudieron a la cita, aproximadamente, unos 500 asistentes, cifra que situó al encuentro en uno de más multitudinarios de la zona.

pagola 5Pagola, no defraudó. En torno al título de su último libro, editado por PPC, nos hizo profundizar sobre la necesidad de Volver a Jesús, una tarea urgente en la iglesia actual, y empezó con todo un avance de su propósito: “quiero sacudir nuestras conciencias para mover la Iglesia”, y sí que lo consiguió. Eso sí, se mostró en gran comunión con los mensajes y hechos lanzados por el Papa Francisco, llamado a ser uno de los grandes reformadores de la Iglesia, si bien, advirtió que todo lo que haga el Papa de nada servirá, si no tenemos comunidades cristianas (fraternidades) movidas desde la Experiencia de Jesús. Entiende que si no sabemos mirar la vida, y sus cosas, como lo hacía Jesús, con mirada hacia los más desfavorecidos, a los que se quedan al margen camino, en las puertas, en nuestras puertas,…, nuestras fraternidades serán sordas, y estarán vacías de Jesús.

Y en este punto, ya empezó a interrogarnos en nuestro interior, porque al hablar de la mirada al otro, al que está en las puertas de nuestras comunidades, no se refería únicamente a quienes han perdido la Experiencia de Jesús, a los que se han ido de la Iglesia, en términos generales, ni tampoco a los pobres materiales, a los que también. En este caso, además, quiso añadir a los que dejamos en las periferias de nuestros corazón, por múltiples razones, y a los que no tenemos en cuenta. Ellos también son Iglesia, y a ellos, también tenemos que dirigirnos.

pagola 8Profundizó sobre los motivos por los que la gente se va alejando de la Iglesia, y aseveró que la gente se va, porque no encuentra a Jesús y se aburre. En su opinión, volver a Jesús, no solamente debe ser una cuestión de actualizarse y adaptarse a los tiempos, tampoco basta con una conversión o transformación de la jerarquía, sino redescubrir al Jesús de las primeras comunidades, enamorarse de Dios, y aprender a vivir como lo hacía Jesús.

En este sentido, apostó por un futuro de la Iglesia que debe partir de una conversión radical, un comienzo de nuevo que debe invitarnos a volver a vivir nuestras raíces, partiendo de la Experiencia de Jesús. Fundamentalmente apostó por la Encarnación de la Iglesia en el Jesús de los Evangelios. De lo contrario, cada vez más se irán a grupos más minoritarios y radicales que se quedaran en los ritos.

Y volvió a romper esquemas. El cambio de la Iglesia, y la situación actual, no es solamente cuestión de unos cuantos, sino de todos los cristianos, pues, quienes se acercan a una parroquia lo que buscan es la fuerza del Evangelio, y no ver viejos ritos y estructuras. A continuación, nos invitó a ser samaritanos que sepan caminar atentos a los heridos que en las cunetas, y acercarnos a ellos, darles las manos e invitarles a ir a nuestras comunidades, ofreciendo la vida de Cristo, que nos ofrece los evangelios.

Para conseguir estos propósitos, apuesta por organizar nuestras fraternidades como lugares de acogida del Evangelio que tengan el sentido profético de Jesús, y que sean comunidades que no sean indiferentes al sufrimiento humano, donde la Iglesia jerarquía es un medio, pues, el centro es el mensaje de Cristo, siendo el contagio el mejor medio para llevar la buena nueva a los hombres, nunca la discursión.

A su finalización, se produjo un interesante diálogo entre Pagola y los asistentes que concluyó en la eucaristía que presidió el párroco de San José Obrero de Burjassot, Eduardo Fernández Moscoso, amigo y ex alumno del propio Pagola, y donde Pagola nos ofreció que nos decía el Evangelio dominical. Tras la eucaristía, que contó con una nutrida participación de asistentes no fraternos a la charla, tuvimos una pequeña convivencia con la que cerramos las más de cuatro intensas horas de este encuentro formativo enriquecedor con Pagola.

pagola 3 pagola 4 pagola 2 pagola 7 pagola 6

 

Tags: , , , , , , , , ,