Como todos los años las Fraternidades Marianistas de Valencia han podido participar de una rica vivencia de ejercicios espirituales adaptada a las distintas  necesidades de los distintos miembros de la zona: familias, silencio y compartir.

Una experiencia en familia (Amparo Torres)

La primera tanda fue el fin de semana del 26 y 27 de octubre. Se realizó en la casa de los Salesianos en Godelleta, que independientemente de que tiene de todo lo necesario para acoger a un grupo como nosotros en cuanto ha habitaciones, salas capillas etc…, dispone de unos alrededores inmejorables al aire libre tanto para niños como para adultos.Si además nos regalan un fin de semana con un clima espléndido, como fue el caso, pues imagínate….

ejercicios_familia_godelleta

Los ejercicios han sido animados con gran tacto y profundidad por el padre José Vte. López SM. Nos habló de la vida oculta y la vida pública de Jesús, y nos hizo meditar sobre nuestra propia vida a la luz ella. Acabamos el domingo hablando y meditando sobre algunos momentos clave en la vida pública de Jesús “El cenáculo”, “La Eucaristía”  y, “El Lavatorio de los Pies”.Acudieron familias fraternas y algunas familias del colegio que no eran fraternas, y estuvieron participando de los ejercicios junto con sus familias muy activamente. Fue una gozada poder disfrutar de estos dos días en paz,  para poder parar un momento y pensar en si nuestra vida sigue los pasos de la de Jesús, sembrando el amor en la Tierra , y que nos llevará un día a gozar con Él de la Vida Eterna. Me gustaría desde aquí animar a todos a que vivan la experiencia de los ejercicios al menos una vez al año, no se puede explicar con palabras hay que vivirlos.

Y para no hacerlo largo llega el momento de dar las gracias: a las monitoras que hacen que nuestros niños disfruten tanto en estos días y se olviden de los padres por unas horas, por su disponibilidad a todo lo que necesitamos de ellas, a José Vicente por tener tanta paciencia con los niños y con los mayores y por habernos dado la oportunidad de escucharle, a la casa y cocineras de la casa por darnos de comer tan bien,  a todos los que asistieron por su  presencia, y al Consejo por prepararnos estos ejercicios.

Una experiencia de silencio  (Jorge Blázquez y Blanca Gallego. Fraternidad Ítaca)

La segunda tanda, desde el silencio, se celebró coincidiendo con el puente de todos los santos. Fueron cuatro días dedicados al Señor en la Casa de Ejercicios de Ntra Sra. de Montiel (Benaguacil), animados por el P. José Luis Elorza OP.

“Te conocía sólo de oídas, pero al fin te han visto mis ojos”. La prisa, el ritmo acelerado de vida, la sobre información, habitar en el mundo de hoy es poco compatible con el silencio, haber podido vivir la experiencia de los ejercicios espirituales del silencio ha sido un gran regalo.

Un regalo lleno de vida y sabiduría a la vez, nos sentimos dentro de una comunidad desde el primer instante a pesar de no conocer a nadie. Leer, orar y comprender a Job siempre guiados por José Luis Elorza, un sabio de gran corazón, ha sido otro regalo, poder reflexionar y orar sobre esta parte del antiguo testamento, que a título personal suele darnos reparo o reticencia y descubrir que “somos la esperanza de Dios” y poder regresar a esta vida de prisas llenos de paz, sentido y misión.

Tercera tanda

Por último, se celebró la tercera tanda de ejercicios los días 22, 23 y 24 de noviembre   en la Casa de Ejercicios de las Obreras de la Cruz en Moncada. Fueron animados por  Carmen Márquez Beunza, miembro de las Fraternidades Marianistas de la Provincia de Madrid y teóloga. Desde su experiencia laica ofertó su vivencia fe y oración adaptada a la vida diaria mediante reflexiones y preguntas que animaban a la reflexión.

ejercicios_moncada1 ejercicios_moncada2
 

Tags: