Ha sido un periodo inusual este que hemos vivido en todo el mundo. Para las fraternidades de Barcelona no ha sido una excepción, acostumbrados a reunirnos y a celebrar todos juntos un encuentro al mes, se nos ha hecho extraño acabar este curso de esta manera. Pero ante la adversidad hemos encontrado formas de poder continuar viviendo el carisma marianista. Un claro ejemplo fue la “peregrinación” a Montserrat que hacemos cada año. Ésta vez cada fraterno salió por su cuenta a  pasear un ratillo para luego reunirnos virtualmente para terminar con una oración conjunta. Este período no sólo nos ha permitido explotar nuestra creatividad si no también nuestra misión con la parroquia. Participamos por turnos en las misas de fin de semana en organizar a los asistentes y velar por que se cumpliese con las normas de seguridad que tocaban. Aún y así muchos fraternos encontramos también un hueco en toda esta locura para poder realizar nuestro plan personal de vida, en el que evidentemente la cuarentena fue protagonista para algunos. A pesar de todo podemos concluir que durante este curso hemos conseguido mantenernos unidos aun en la distancia, y sin duda alguna no nos sobran ganas de empezar el que viene y volver a juntarnos para compartir nuestra fe

 

 

Tags: , , , ,